lunes, 18 de mayo de 2015

El enigmático blasón de Cea Bermúdez


Quisiera dedicar mi primera entrada del blog sobre un blasón específico, a un escudo heráldico solariego ante el cual he pasado miles de veces durante décadas y que me llama la atención desde mi niñez, ya que su extraña presencia destaca sobre todo lo que tiene alrededor incluso para el ojo menos versado en las peculiaridades de la heráldica.

Se encuentra el la calle Cea Bermúdez de Madrid, a la altura del número cuatro, en un pasaje peatonal casi en la esquina con la calle Bravo Murillo.
Es un escudo de estilo barroco, situado en un murete, diseñado en ángulo expresamente para el escudo, pero construído muy posteriormente, ya que en los tiempos en los que el artesano trabajó la piedra para darle sus intrincadas formas, por aquella zona probablemente no habría más que jabalíes y vegetación, en lo que ahora es una zona urbanizada y superpoblada, como lo es todo el término municipal de Madrid.

Investigando un poco aparecen algunos datos. Los edificios de ladrillo cuya entrada adorna este escudo fueron construídos por el arquitecto Secundino Zuazo, de Bilbao, en 1949, pero es fácil observar que el escudo no es una reproducción de aquellos años, fruto de alguna moda arquitectónica.
Es un auténtico escudo procedente de una casa solariega blasonada, probablemente del siglo XVIII, por el estilo podría proceder del norte de España, aunque existen antiguas fotografías que lo sitúan en un anticuario de Toledo, donde es muy probable que Zuazo lo comprase y lo utilizase como remate ornamental de su conjunto de edificios.
Lamentablemente no he podido averiguar con certeza a que linaje o casa pertenece, ni tampoco cuales serían sus esmaltes. Permítame el lector, no ser muy estricto en cuanto a la forma de blasonar este escudo, pues entre la falta de información sobre los esmaltes, la dificultad para identificar algunas figuras y el extremo barroquismo de la ornamentación, hacer una descripción heráldica acorde a los cánones se me antoja una tarea demasiado compleja.
Quizás podría tratarse del escudo del linaje Villa, al coincidir en una de sus variantes de forma aproximada, aunque es únicamente una hipótesis. Si en efecto fuese de Villa, se trataría, sobre campo de oro, de un águila coronada de sable .
Presenta una bordura con diez figuras que me resulta imposible identificar.
En cuanto a los ornamentos externos, está situado sobre una cartela, sostenido por dos torsos desnudos como tenantes y acompañado de dos querubines, y adornos vegetales que confluyen en una máscara situada en la parte inferior del escudo. Sobre él se sitúa un yelmo adornado con plumas y lambrequines.
Recomiendo a cualquier heraldista madrileño, veterano o novato, que aproveche el buen tiempo para acercarse dando un paseo y lo observe tranquilamente con sus propios ojos.
Invito por supuesto a todos los lectores a exponer sus impresiones o aportar información más completa o exacta sobre este misterioso, pero curiosísimo ejemplo de barroquismo heráldico.

2 comentarios:

  1. Hola:
    Pues yo creo que ese es el blasón de alguna de las ramas de los SOTO establecidas en Madrid. Existen varios expedientes de hidalguía en la Chancillería de Valladolid.
    Me parece ver tan solo ocho piezas en la bordura, con lo que creo que se corresponda con las armas de los Soto:
    En campo de azur, un águila coronada, de oro. Bordura de oro, con ocho candados abiertos, de sable.
    Un saludo, enhorabuena por el blog.
    Roberto Bartolome.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente el escudo de Cea Bermúdez 4 tiene que corresponder a una rama del linaje de los Soto. Lo podemos describir así: “Un águila exployada y coronada; bordura cargada de ocho candados abiertos. Por adornos exteriores trae: al timbre un yelmo ligeramente adiestrado, con plumas y gola. En el resto sendos amorcillos soplando cada uno una retorcida trompeta reposan su cabeza sobre la gola del yelmo y van adosados por la espalda y hombro, a los flancos superiores del escudo y apoyándose, con su pie exterior, en lambrequines soportados por sendas sirenas que rodean la mitad inferior del escudo y que llegan con la punta de su cola a introducirse, al pie del escudo, en la boca de una máscara frontal”.
    Sabemos que el escudo estuvo en un anticuario de Toledo por lo que es difícil que sea de rama madrileña de los Soto. Por cierto si os dais cuenta veréis que la foto del escudo de los años 40-50 en el Pasadizo de Balaguer esta invertida horizontalmente respecto a la real. Dos procedencias estimo posibles: Una de Briviesca en cuya torre del hoy Ayuntamiento y antes palacio de los Soto-Guzman pueden verse las armas de la alianza de los Soto con los Guzmanes. Su estilo ornamental es muy similar al del escudo de Cea Bermudez lindante con el Canal en Madrid, sobretodo en la forma de tirabuzones de los lambrequines. Sin embargo el águila de las piedras armeras de los Soto en Briviesca (que son varias) carece de corona. La otra procedencia es de Vioño en Cantabria, en el barrio del Mazo, donde en el escudo que lleva grabado “LICENCIADO Dº DE SOTO” tiene un águila exployada y coronada con una bordura cargada de ocho candados abiertos. Por adornos un yelmo afrontado con plumas y gola y adosada parece una cruz de Santiago. Este escudo solo lleva unos lambrequines cerca del yelmo careciendo de soportes, de amorcillos y de mascarones.
    Por otra parte aclarar que el hecho de que unos escudos estén sobre pared plana o en esquina no es determinante de ningún linaje ni procedencia.

    ResponderEliminar